San Esteban

La erección de la iglesia de San Esteban de Quintana del Puente hay que unirla indefectiblemente a la fundación del pueblo actual, que posiblemente se hiciera a lo largo del siglo X, al amparo de la repoblación castellana de las tierras del Arlanza llevadas a cabo por el conde García Sancho y Alfonso III. No olvidemos que Quintana formaba parte del alfoz de Palenzuela, cuyos fueros datan aproximadamente de 999.

Iglesia de san Esteban
La iglesia de San Esteban se encuentra muy desfigurada por las distintas actuaciones desafortunadas sobre ella sucedidas en el tiempo. Posiblemente nunca llegó a desarrollar su plan original, como apunta en uno de sus ábsides, pero una detenida observación tanto de las paredes de tapial en un sobrealzado que sostiene el tejado a dos aguas, como de los muros de la nave central (ocultos por dicho sobrealzado y tejado) con sus ménsulas, así como el análisis de una serie de arcos ciegos (también ocultos), nos hace pensar que fue deficientemente estudiada. La iglesia fue quemada y saqueada durante la invasión napoleónica, por lo que no sabemos de su pasado esplendor, si las reparaciones posteriores fueron totalmente inadecuadas, o si efectivamente remataban un primitivo plan inconcluso de la iglesia, que se iba completando como se podía, según los recursos de la diócesis y los fieles.

La construcción de la iglesia se puede estudiar en distintas fases que abarcan desde un románico inicial hasta la época actual, con una trayectoria dispar y atendiendo a diversos estilos:


1ª Origen medieval de la iglesia:
La descripción que se hace en el "Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia" de Rafael Navarro de 1930 (pág.: 72) da una impresión de desencanto por su brevedad; no obstante y a pesar de ello, aporta ciertos elementos esenciales de la iglesia y parroquia de San Esteban, con alguna imprecisión como que el ábside (se refiere al central, estando más bien descentrado) es muy airoso y de estilo ojival avanzado, con 3 de sus pilastras (son 4 pilares) románicas del siglo X y XI (aunque el románico se introduce en España en el siglo XI, los capiteles más bien parecen prerrománicos, con clara influencia del arte asturiano), así como su pórtico del mismo estilo y época posterior, de transición, sencillo y de arquivoltas apuntadas. Esto sería pues lo que se conserva de la primitiva construcción.
Sin embargo, en el "Inventario del Patrimonio Artístico de España", al hablar de Palencia y su provincia, fecha la primitiva construcción románica de la iglesia de San Esteban hacia finales del XII, con reformas posteriores en los siglos XIII y XVIII.
Se trata claramente de una "iglesia de repoblación" con elementos primitivos en los capiteles toscamente labrados.



Capiteles prerrománicos
2ª Época Renacentista, siglo XVI:
En la edición revisada del "Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia" de Ramón Revilla y Matías Vielva, nos añade que sus tres naves son ya renacentistas, así como otros detalles que no venían en la edición de 1930. Tal restauración es coetánea con la construcción del puente de piedra.
La aparición de unas losas al hacer el levantamiento de la tarima de madera carcomida, con la inscripción: "Aqvi yasce S. María muxer que fue de Pedro Celaya, que fallescio anno del señor de 1559" y la del mismo Pedro Celaya, maestro de cantería, atestiguan estas reformas.

3ª Época, siglos XVII - XVIII:
En 1675 la iglesia se encontraba en mal estado y caída la bóveda de una de las naves, mientras que la ermita de Santa Lucía (hoy día desaparecida y sita por el actual paraje del hotel "El Suco" ) se hallaba en buena situación, por lo que los fieles tuvieron que desplazarse durante mucho tiempo a la espera que rehabilitasen el principal templo.

Posteriormente, no parece tampoco que la ermita estuviera en mejores condiciones ya que por orden del obispado mandan que la reparen en 1756: "la tengan vien reparada y con el oxnatto y dezcenzia correspondientte y que delo contario no se celebre en ella el sacrificio de la Misa bajo dela pena de escomunion".

A los pies de San Esteban se levanta una espadaña sobrealzada (se nota en el corte de las piedras) de un solo cuerpo de piedra y del siglo XVIII, de estilo jesuítico y parecida a las que existen en el convento de San Agustín de Dueñas (Palencia) y a la de la iglesia de Santa Marina, también de Palencia. Unos contrafuertes o estribos refuerzan los muros externos para compensar el empuje de fuerzas, pero al hacer esto la puerta queda constreñida y asimétrica. De esta época también parece la construcción de la sacristía -se nota en el ventanal exterior-, la subida al campanario en forma de escalera de caracol, así como el coro de madera. La decoración barroca de la sacristía y de la bóveda central así lo atestiguan.

4ª Época Moderna: 
Sucesión de restauraciones desafortunadas: En el presbiterio hubo un retablo mayor neoclásico de principio del XIX (hoy día desaparecido), con una escultura de San Antonio y el Niño de la misma época. Una inscripción delante del altar mayor leía: "Se reparó esta iglesia año de 1862". 
En 1894 desaparece el cementerio de su ubicación al lado de la iglesia para situarlo en su emplazamiento actual. Su espacio, con el tiempo, fue ocupado por un centro parroquial y casas particulares.
El mal estado general de la iglesia y el derrumbe de parte de la cara oeste hace que sea restaurada con horrendos bloques prefabricados que nada tienen que ver con la fábrica general del edificio. 
En 1967, siendo párroco D. Melchor del Amo Gutiérrez, se gastaron 41.000 pts (25.000 a cargo del obispado y 16.000 recaudadas en la parroquia) en una de las últimas reparaciones de la iglesia. En los laterales lo mismo se remata con adobe que con ladrillo, sin el mínimo respeto a los primitivos materiales constructivos.

5.- Restauración 2004: 
El principio de una nueva visión de San Esteban: Bajo el liderazgo de don Jesús Díez Sánchez, cura párroco de Quintana, lo que parecía algo imposible de conseguir, como era la restauración de la iglesia de San Esteban, comenzó su andadura el 3 de julio de 2004 en un trabajo colectivo de todo el pueblo, sin precedentes, digno de encomio, alabanza y envidia. Se retiró la vieja tarima carcomida y comenzó el levantamiento del yeso deteriorado de muros y pilares, lleno de humedad. La concesión de una ayuda económica por parte de la "Junta de Castilla y León" permitió acometer la primera fase de una restauración que prometió,en principio, ser esperanzadora. La empresa Archivolta se encargó de los trabajos siguiendo criterios artísticos y profesionales, y respetando en todo momento las partes nobles tratadas de la iglesia.

El picado del revestimiento de yeso de San Esteban puso al descubierto en los muros laterales un mortero de cal pobre y la falta de bastantes mampuestos, sacando también a la luz un arco carpanel con algunas hojas de acanto, que posiblemente sean restos de un antiguo enterramiento de persona noble, de alcurnia o de alguna relevancia social.

El rejuntado de la mampostería de los muros laterales, así como la reposición de mampuestos y ripios con piedra nueva ha devuelto a nuestra iglesia algo del esplendor que se cree tuvo en algún momento. La restauración de los cuatro pilares centrales y de los arcos que apoyan en ellos han dado al templo un aire más majestuoso y esbelto.

La retirada del coro de madera (pobre y deteriorado) ha supuesto la pérdida de un elemento importante para la liturgia de nuestro pueblo, pero, a su vez, ha concedido a San Esteban un mayor espacio y amplitud.

Podemos decir que, en su conjunto, el trabajo de restauración y rehabilitación ha sido altamente positivo, tanto desde el punto de vista artístico como social, ya que ha devuelto a la iglesia de San Esteban parte de su primigenia grandeza y al pueblo el orgullo de haberla recuperado y contribuido a ello.

Interior iglesia san Esteban
Descripción:
Está construida en piedra, de planta basilical con tres naves, separadas por dos pilares a cada lado de la nave central , cubierta dicha nave central con una bóveda de arista con lunetos laterales; rematando el crucero una cúpula rebajada con linterna. La cabecera en ábside, con el altar mayor, tiene forma de bóveda de horno, con un pequeño rosetón abocinado lateral. 

Cúpula con linterna
Dos estatuas antiguas, una de San Esteban y otra románica de santa Lucía, acompañan al gran crucifijo central. En la nave central precediendo a la cúpula hay una hornacina donde estuvo mucho tiempo la figura mutilada de San Esteban.
San Esteban
Santa Lucía
El ábside de la nave de la epístola, a pesar de su deterioro, conserva en su exterior la hechura románica, apuntando sus ventanales la transición al gótico. Tras la restauración de 2004 y la retirada del muro que sustentaba un antiguo altar de la virgen, quedó un espacio abierto y luminoso .
Ábside interior después de la restauración de 2004
El ábside de la nave del evangelio sería la actual sacristía, donde nada más se conserva un adorno repintado en la bóveda, barroco. Posiblemente desapareció el primitivo ábside, que se supone fue parejo al anterior.
Los cuatro pilares, mencionados anteriormente, tienen semi-columnas adosadas, coronadas con bellos capiteles románicos (siglo XI) o prerrománicos (siglo X), ya que, a pesar de que en el "Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia" se aluda a motivos decorativos referidos al puente, una detenida observación de la iconografía que aparece en dos capiteles y en el cimacio de un tercero nos hace constatar una sorprendente similitud con la serie de tres arcos prerrománicos asturianos, o con la iconostasis que se da también en el arte asturiano y en el mozárabe.

El espigado esculpido en un capitel de San Esteban es muy similar a otro espigado de San Miguel de Lillo (Asturias). Los dos capiteles restantes tienen cabezas esculpidas, y conchas de peregrinos. Un quinto capitel, bastante deteriorado (de cuando se construyó el coro de madera), y situado en la parte de atrás, casi en la puerta de salida, tiene como motivo un pez, de simbología cristiana o en clara referencia a los animales de la zona. Este hecho de la influencia del arte asturiano o prerrománico se explicaría al tratarse de una "iglesia de repoblación".
Hay una serie de marcas de cantería tanto en el ábside como en el muro oeste.

Marcas de canteros
Un pórtico de transición y apuntado completa la iglesia. Está descentrado con respecto a la nave central y a su rosetón. Seguramente esto se deba a un replanteamiento de los pilares de la izquierda cuando se hundió la bóveda y hubo que reconstruir la iglesia en el siglo XVII.
Aunque la planta parroquial de la Iglesia aparece en el “Inventario del Patrimonio Artístico de España” (página 234) como:
Plano de san Esteban del Inventario del Patrimonio Artístico
Un buen observador del pueblo como Francisco López Tobes (Pacopus) fue quien primero se percató del error y corrigió, con toda la razón, el plano anterior (Revista nº 8 "Quintana entre todos", año 2001) (que posiblemente se hiciera de prisa y corriendo al ser una iglesia de menor entidad) por otro, más adecuado a la realidad, ya que los ventanales están mal ubicados en el plano dado por el Patrimonio, pues se colocaron en el altar mayor cuando en realidad están en el ábside epistolar, y son tres exteriores y uno interior.

La pila bautismal de gallones, de finales del XVI, estuvo originariamente en la nave del evangelio, más tarde al lado del primer pilar, según se entra por la puerta lateral; posteriormente pasó a la nave de la epístola. Ha vuelto a ser colocada en la nave del evangelio.
Pila bautismal
Hay contradicción a propósito del antiguo retablo del altar mayor situado en el presbiterio, entre el "Inventario Artístico de Palencia y su provincia" (de J.J. Martín González), que lo fecha como neoclásico del XIX y "El Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia (edición de 1951)" que lo data como barroco (hoy día ha desaparecido). 

En la parte superior de su altar mayor, anterior al retablo, se podía leer: "Se hizo, pintó y doró a expensas de los fieles. Año de 1654”. Tenía también ese retablo un Crucifijo renacentista, fechado en la segunda mitad del siglo XVI. Durante mucho tiempo, antes de la última restauración, se guardaron unos restos desvencijados de un antiguo altar lateral dedicado al Sagrado Corazón en locales próximos a la subida del coro. La imagen de una Asunción sedente con ángeles tallada es obra de Pedro de la Cuadra (siglo XVII).
Asunción de Pedro de la Cuadra
Unos bellos bocetos a carboncillo, o pinturas deterioradas, por el paso del tiempo, de santa Lucía, santa Catalina de Alejandría y otros desdibujados de santa Bárbara y del Salvador se ocultaron durante mucho tiempo detrás del altar de la Asunción colocado en 1883. La hechura y vestimenta de sus trazos, así como sus adornos laterales apuntan a renacentistas.
Pinturas renacentistas, removidas en la restauración de 2004
La campana pequeña se colocó en 1724, según consta en el Libro de Fábrica de Quintana (1722-1763): 102 reales se pagaron "en la campanilla y poner la cadena conque tocarla". Las otras dos campanas se colocaron en el siglo XIX. Puede leerse en su bronce: "ME HIZO D FRANCISCO PEDRAJA AÑO DE 1891 – SANTE ESTEFANE ORA PRO NOBIS - SIENDO CVRA D CLEMENTE CVIJANO”.
Espadaña y campanario
En el faldón de la campana llamada de difuntos figura inscrito: “SIENDO CVRA EL BACHILLER D MIGUEL GARCÍA RODRÍGUEZ AÑO DE 1843 A EXPENSAS DE LOS VECINOS”.
En la parte superior reza: “YO A DIOS VERDADERO ALABO – AL PUEBLO RELIGIOSO CONCREGO SIN OLVIDARME DEL CLERO - POR LOS DIFUNTOS CLAMO – LAS TEMPESTADES DE MI HUYEN – LOS DEMONIOS DEL CVERPO ARROJO – CELEBRANDO SIN ENOJO TODO LO QUE LA RELIGIÓN IMBUYE – A TI MI DIOS Y SEÑOR LVCIA TE LO ATRIBUYE-.

Tumba de Pedro de Celaya
Tumba del maestro cantero Pedro de Celaya
Pedro de Celaya: Este maestro cantero vizcaíno, prácticamente desconocido, esta enterrado en la nave epistolar de la iglesia de san Esteban, así como su mujer lo está en la nave central. Contribuyó de forma singular y continuada a la construcción del puente de piedra de Quintana, obra de Hernán Gómez del Río, y sin duda ninguna también participó en la remodelación de la iglesia de san Esteban. Se vuelven a encontrar rastros de él en unas trazas realizadas en la ciudad de Logroño. Su unión afectiva con Quintana es innegable al ir a parar allí sus restos.

Uno de los hechos más sorprendentes en la vida local acaeció el 7 de noviembre de 2000, al hacer obras de reparación en los locales parroquiales adheridos a la iglesia, apareció un arco románico, ligeramente apuntado, de cuatro arquivoltas en la cara sur. Se trata de la salida al antiguo cementerio. Aunque en el "Inventario Artístico de Palencia y su Provincia" nos dice sucintamente: "Otra portada se abre en la nave de la epístola, fechada en 1799", no sabemos si se refiere a este arco o al correspondiente de acceso interior. 

Arco románico
Dentro de los párrocos que pasaron últimamente por nuestro pueblo podemos señalar: Alejo Carpintero Fernández (1925-1942), Basilio Mata Sáiz (1943-1956), Melchor del Amo Gutiérrez (1956-1978), Lucio Carazo Casado (1978-2001), Pedro Paredes Romo (2001-2003), Francisco González Sánchez (2003) y Jesús Díez Sánchez (2003 - ....), quien sigue en la actualidad.

(Notas extraídas del libro "Quintana del Puente - Palencia").

No hay comentarios:

Publicar un comentario