Historia Quintana del Puente

Contenido 
  • Introducción: 
  • Edad Antigua: (Situación privilegiada): 
  • Edad Media: Origen del pueblo actual 
  • Quintana unida a la historia de Palenzuela. 
  • Señores de Quintana y el monasterio de San Salvador del Moral
  • Campesinado medieval 
  • Edad Moderna: (Construcción del puente renacentista): 
  • Siglo XVIII: Los primeros Borbones. Libro de Fábrica (1722-1763) 
  • La Guerra de la Independencia 
  • Pertenencia a la provincia de Palencia y economía rural 
  • Época Contemporánea: 
  • Nuestra pequeña Historia 
1.- Introducción

Hay que buscar en los entresijos de la historia para encontrar que Quintana del Puente, pese a su antigüedad (su iglesia data de finales del siglo X y principios del XI), no ha jugado parte relevante ni en las grandes batallas ni en los tratados españoles sino en la vida sencilla y austera de muchos pueblos castellanos. Pueblo agricultor y hortelano desde hace muchos años. La situación privilegiada de Quintana del Puente proviene de su ubicación en la vega del río Arlanza, muy próximo a su confluencia con el Arlanzón, lo que, sin duda, le hizo ser un camino natural para todos los pueblos invasores y testigo involuntario, anónimo y mudo de ciertos hechos históricos.
Posiblemente poblada por pueblos arévaco-vacceos, o acaso, como otras tierras de alrededor, con pequeños núcleos de población romanizada cerca del puente (Villa odoth), o casi despoblada hasta el siglo IX cuando comienza la repoblación de las tierras del Duero.


2.- Edad Antigua (Situación privilegiada)

Las guerras romanas por conquistar y cercar la Pallantia (Palenzuela) vaccea traerían a las tierras de Quintana a los ejércitos de Lúculo, Lépido, Bruto y Escipión.

Escipión Emiliano se proveyó de cereales en su camino hacia Numancia (bordeando Pallantia - Palenzuela - para no distraer esfuerzos), al afirmar que hizo provisiones en Antraca, pueblo vacceo situado cerca de Villodrigo (Palencia) (Pascual Madoz lo identifica con Torquemada). Los "pallantinos" atacarán a Escipión en la llanura que va de Quintana a Torquemada, llamada por los romanos "llanura Coplanio". En el año 74 a.C. Pompeyo vuelve a atacar y someter a Pallantia (Palenzuela) devastando sus fortificaciones, siendo nuestras tierras escenario de nuevas guerras.

La calzadas y vías romanas no olvidaron este pueblo estratégico al cruzar por él una vía proveniente de Palenzuela (de la que hay restos arqueológicos), enlazando con la zona norte a través del desfiladero de Pancorbo (Burgos), otra de Torquemada (Palencia), y una tercera de Astudillo, siendo la propia Quintana del Puente camino de bifurcación, siguiendo la ruta el curso del Arlanza hasta Lerma y Clunia. El puente romano del que no quedan vestigios, pero está documentado, parece que así lo confirma.



Becerro de Bengoa al hablar de los restos arqueológicos romanos encontrados en la provincia de Palencia citará a Quintana del Puente como uno de los sitios donde más abundantes han sido los hallazgos, juntamente con otras poblaciones cercanas, como Palenzuela y Astudillo; lo que quiere decir que de una u otra manera estas tierras estuvieron pobladas por los romanos.
Cerámicas romanas halladas por el Arroyo los Calces

3.- Edad Media: Origen del pueblo actual

Las continuas razzias e invasiones árabes dejaron estas tierras despobladas en lo que se ha denominado "desierto del Duero" o "Campos Góticos", aunque posiblemente la despoblación no fuera total, ya que ciertos topónimos persisten a pesar de tal despoblación. Por estas tierras pasaría Muza en su travesía de Zaragoza a Astorga.



El conde castellano Gonzalo Fernández (899-915) haría de Palenzuela una plaza forticada fronteriza, siendo la principal de la "línea de castillos que defendía la margen derecha del río Arlanza y terminaba en el desaparecido Moral", trazando "una línea de castillos y atalayas para la protección de las nuevas poblaciones", entre los que se encontraban: Palenzuela, Tordemoronta, Tordepadre, Tordómar, Tordable, Torrecilla del Agua, Castillo Solarana, Tordueles, Castrogeniz, Torre Dª Urraca (Covarrubias), (el mismo nombre del topónimo nos lo indica). A esta línea defensiva formada en torno al río Arlanza interesó dotarla desde el principio de fueros y privilegios, de esta manera los condes castellanos y los reyes de León se aseguraban una defensa más ardiente de la zona.
Cuenca del Arlanza

Será pues al amparo de esta línea de choque cuando posiblemente se fundara Quintana, todavía sin el apelativo "de la Puente". Abundando en la idea, el hecho de que la iglesia de san Esteban tenga elementos del siglo X (capiteles prerrománicos) y perteneciera al alfoz de Palenzuela, corrobora que estas tierras fueron repobladas: por el rey "Alfonso III el Magno"(866-910) a finales del siglo IX, trayendo gentes a las tierras del Cerrato, Fernán González (931-970) creador de las merindades castellanas, por el conde Sancho García (m. 1017), o en torno al reinado de Fernando I (1037-1065), Sancho II y su hermano Alfonso VI (1072-1109). Alfonso VI repuebla las zonas de Burgos, Carrión de los Condes, Castrogeriz -entre otras- con gascones, bretones, borgoñones, tolosanos…



En estos parajes se asentaron grupos de castellanos procedentes de otras zonas, vascos, francos y mozárabes (Cordovilla la Real, procedentes de Córdoba). Durante el reinado de Alfonso XI (padre de Pedro I el Cruel y de Enrique II de Trastámara), en la primera mitad del siglo XIV, la Peste Negra (1347) y las epidemias que devastaron a la zona afectaron estas tierras de manera tan dramática que murieron, en muchos casos, hasta el ochenta por ciento de la población, desapareciendo algunos de los pueblos que aparecían en el alfoz de Palenzuela. No sabemos exactamente cómo afectó a Quintana; suponemos que también tuvo que ser terrible.



4.- Quintana unida a la historia de Palenzuela
4.1: Quintana parte del alfoz de Palenzuela
Quintana aparece unida a la historia de Palenzuela ("Palentia" o, "Palencia comitis" - "Palencia del Conde") al ser parte de su alfoz, al ampliar Fernán González (931-970) el Condado de Castilla hasta la desembocadura del Arlanza con el Pisuerga en el siglo X. Palenzuela será la cabeza del alfoz (uno de los 39 alfoces burgaleses) por su naturaleza de amurallada y, por tanto, de gran importancia estratégica. Su territorio estaba integrado por 34 pueblos conocidos, entre los que se encontraban: Quintana (Quintana del Puente), San Antonio, Quintana Sendino, Villagundrando, Villa odoth.

Estos fueros concedidos por el Conde de Castilla, don Sancho García (parece ser alrededor de 999, muere en 1017), "el de los buenos fueros", a la villa de Palenzuela son de los más antiguos de España, siendo confirmados por reyes posteriores desde desde Fernando I en 1054, Alfonso VI en 1074, doña Urraca, Alfonso VIII, Fernando III el Santo, Alfonso X y prácticamente todos los reyes posteriores hasta los Reyes Católicos en 1477, que confirman la jurisdicción de Palenzuela sobre los pueblos de su alfoz. Por tanto, Palenzuela, como cabeza del alfoz, tenía la potestad de nombrar alcalde pedáneo (para entender sobre asuntos de poca importancia) en los pueblos de su circunscripción, entre ellos Quintana dela Puente.

4.2: Problemas con el Camino Real
El Camino Real que iba de Burgos a Valladolid, hasta el s. XII, se desviaba por Villazopeque y Moral (san Miguel, no san Salvador del Moral) hasta Palenzuela y volvía por Quintana del Puente para continuar en dirección a Torquemada, pero hubo un período posterior en el que, para acortar distancias y evitar cuestas, se desvía desde Moral (posiblemente inicio de la carretera nacional 620, en su antiguo trazado, no en el desdoblamiento actual) tomando la ruta más corta hacia Quintana con su puente. Al ver la villa de Palenzuela peligrar sus ingresos por tránsito obtiene el privilegio de Alfonso XI (por influencia de su amante Leonor de Guzmán, señora de Palenzuela), (los reyes Pedro I, Enrique III y Juan II volverían a confirmar este privilegio) de volver al antiguo Camino Real que atravesaba Palenzuela (donde hay "mejores posadas e mas seguras e mejores dar viandas e de mejor mercado") y castigar severamente a todos aquellos que siguieran el camino de el Moral.
Fernán González, una vez fundado el condado de Castilla en el siglo X, establecería en sus villas una contribución (según consta en "los votos de San Millán") en especie, lo que nos da noticia de la fuente principal de riqueza de la zona en aquellos tiempos: la ganadería.

4.3: Quintana en la Merindad del Cerrato
La Merindad como ente administrativo supuso un avance jurisdiccional mayor con respecto al alfoz, aunque en muchos casos respetara esa división territorial anterior. Cada una de ellas estaba al cargo de un mayorino, merino o gobernante.
Tiene ya su pleno desarrollo en la segunda mitad del siglo XII. Las conquistas realizadas por Fernán González (929-970) hacen necesaria la organización del condado en diferentes distritos o territorios, llamados "merindades", para su mejor administración, siendo siete las establecidas por el conde castellano: Burgos, Valdivielso, Tobalina, Manzanedo, Valdeporres, Losa y Montija.

Con el tiempo y al ser la merindad de Burgos excesivamente grande se subdividió en otra, dando lugar a la Merindad del Cerrato, cuyo centro o capital estaba en Palenzuela. Incluía aldeas que pertenecían al obispado de Burgos y otras al de Palencia. La localidad de Quintana estuvo integrada dentro de la Merindad del Cerrato, ya con el sobrenombre "dela Puente".
Los límites ya eran perfectamente conocidos en 1351, cuando el rey Pedro I envía a dos "veedores" a las aldeas para averiguar el estatuto dominical y fiscal; o sea a quien pertenecía cada una de las villas y las rentas que debían abonar bien al rey como a los señores . Así pues, entre 1340 y 1352 aparece el Libro de las Behetrías, Libro Becerro de las Merindades de Castilla, por orden del rey Pedro I, donde ya está estructurada la merindad como marco institucional civil y el obispado como marco eclesiástico, de nuevo es confirmada Quintana dela Puente dentro de la Merindad del Cerrato y cuyo centro principal era Palenzuela (Palencia del Conde).

5.- Señores de Quintana y el monasterio del Moral
Entre los personajes nobles relacionados con Quintana aparece en 1126 el noble Gutierre Fernández de Castro que adquirió la heredad de Quintana, recibiendo años más tarde las propiedades del monasterio de San Salvador del Moral, por parte del obispo de Burgos, estableciendo allí una comunidad de monjas benedictinas, llegando a ser con el tiempo uno de los monasterios más prósperos de la Castilla medieval. Está asociado en múltiples ocasiones a Quintana del Puente.

No resultan claros los orígenes de este monasterio. Parece ser que ya estaba constituido desde mitad del siglo XI. Pero será a partir de 1135, cuando se establezcan las monjas Benitas o Benedictinas (auspiciadas por Dª Teresa Ordóñez, hermana del conde García Ordóñez) cuando el monasterio empieza a florecer. Las sucesivas desamortizaciones del XIX acabaron prácticamente con todo.
En tiempos de Alfonso VII se deslindarán las tierras de los concejos de Palenzuela, Baltanás, Royuela y Quintana de la Puente.

La villa de Quintana vería pasar el primer cortejo real fúnebre cuando Dª Berenguela, madre de Fernando III, el Santo, llevara a enterrar a su hermano Enrique I, el rey niño, muerto en Palencia (1217) de un accidente en las casas del obispo, de Palencia a Burgos al monasterio Real de las Huelgas.

Juan Rodríguez de Sandoval (señor propietario de Quintana en 1340) era el gran señor de behetría de la Merindad del Cerrato (también lo fue en el conjunto del reino), siendo a su vez titular de diversos solariegos; ejercía el control entre las zonas del Pisuerga y el Arlanzón. Por esta razón, seguramente, fue enviado por Pedro I el Cruel, rey de Castilla, a la guerra contra su hermanastro Enrique II de Trastamara, para apaciguar la fortaleza de Palenzuela que se había sublevado en favor de Enrique. Juan Rodríguez de Sandoval sería asesinado en el término de Quintana del Puente, según la Crónica de Don Pedro: "le pusieron una celada en un logar que dicen monte de Negredo... e fue retraído a Quintana de la Puente, e matáronle en la puerta del logar". 
A Diego Gutiérrez de Ceballos, nombrado Maestre de Alcántara en 1355 por el Rey Pedro, se le encomendaría la misión del asedio a Palenzuela estableciéndose en el término de Quintana para controlar las acciones bélicas.

En tiempos de Juan II de Castilla, los pueblos del entorno a Palenzuela habían estado sometidos a humillaciones y vejaciones por parte del señor de la villa, Almirante de Castilla (los Enriquez), y su cuñado Juan de Tobar, según el informe que recibió el mismo rey Juan II de su comisionado Garci Martínez de Astudillo; por lo que se decidió a actuar, atacando con su "privado" don Álvaro de Luna la villa amurallada de Palenzuela.

Para entrar a conquistar la villa, tuvieron que construir un puente alternativo al principal, que estaba ocupado y defendido por los rebeldes al mando del cabecilla local Fernando de Temiño. Trajeron las vigas de madera de Quintana, cuyos vecinos también contribuyeron a la construcción de tal puente. Las tropas del rey se distribuyeron por los pueblos circundantes. Como resultado de la batalla la villa pasaría al rey y D. Álvaro de Luna resultaría herido de consideración.

Quintana por su situación de paso obligado volvería a ser testigo del traslado del cadáver de Juan II (padre de Enrique IV y de Isabel la Católica) de Valladolid a Burgos (enterrado en la Cartuja de Miraflores) en 1454. Palenzuela, tan unida a la historia de este rey, fue escala del cortejo fúnebre, dedicándole homenajes y funerales.

6.- Campesinado medieval (siglos XIII a XV)
¿Qué tipo de campesinado hubo en las tierras de Quintana en esta época? ¿Eran simples jornaleros que se alquilaban como mano de obra a cambio de un salario o existían también propietarios de sus tierras? (en el caso de la Edad Media hay que entender como propietarios: poseedores del usufructo de la tierra).

El campesinado castellano y sus tierras, entre los siglos XIII a XV podían entrar dentro de la jurisdicción de realengo, dependiente directamente del monarca, de abadengo, bajo la jurisdicción eclesiástica -los monasterios y los obispados eran auténticos señoríos-, de solariego, sometido al poder de un señor y de behetría, institución peculiar que se caracterizaba porque los campesinos que vivían en ella podían elegir libremente a su señor, según se indica en "Libro de la Siete Partidas": "Et behetría tanto quiere decir como heredamiento que es suyo quito de aquel que vive en él, et puede rescebir en él por señor a quien quisiere que mejor le faga"

El hecho de que Quintana fuese un lugar de behetría: "Quintana de la Puente. En el de Burgos. Este logar es behetría e agora es de Johan Rodríguez de Sandoual e son naturales Lara e Vizcaya e Ual Uerde" tuvo que suponer que al menos, en teoría, pudo elegir libremente a su señor, lo que posibilitaría la estipulación de ciertos derechos y condiciones al nuevo señor.

7.- Edad Moderna (Construcción del puente renacentista)
En tiempos de los Reyes Católicos la villa, como lugar del término de Palenzuela, sería reconfirmada como parte de las posesiones del Almirante de Castilla.

Quintana contemplaría el tercer cortejo fúnebre real cuando la reina Doña Juana, la Loca, pasara con Felipe, el Hermoso, su esposo, entre Burgos y Torquemada (Palencia) (donde daría a luz a su hija Catalina el 14 de enero de 1507), camino de Granada.

De las 10 veces que el Emperador Carlos I cruzó la provincia de Palencia, no siendo en todas ocasiones bien recibido (recordemos el problema de los Comuneros), al menos 4 pasó de camino obligado por Quintana del Puente. En su último viaje de Burgos a Valladolid, 1556 (duerme 18 de octubre en Torquemada), camino del monasterio de Yuste en Extremadura. Una vez más Quintana se muestra como lugar de paso obligado. 

En el siglo XVI el florecimiento del comercio en la ciudad de Burgos, donde había establecido un Consulado mercantil con jurisdicción propia, hizo que se impulsara la construcción y reparación de puentes por parte de las Merindades. Uno de los primeros municipios en solicitarlo fue el de Quintana de la Puente, el 8 de enero de 1551 , seguido del de Lantadilla, ya que era camino de paso obligado de "trajineros, arrugueros, arrieros y carreteros". Este pujante comercio, sobre todo lanar, que se extendía a lo largo del eje Irún - Valladolid utilizaba el antiguo camino medieval, creando algunas ferias a su paso.


En 1549, en tiempos de Carlos I, se comienza la construcción del puente de piedra actual de Quintana, con la publicación de la 1ª Provisión Real que habilita a la recaudación de 3.040 ducados por repartimiento entre las villas y ciudades más beneficiadas en su reparación. Al no terminar las obras con dicha recaudación habría otros dos repartimientos en el que participarían 359 pueblos más. El puente se terminó en época de Felipe II hacia 1562. Su autor fue Hernán Gómez del Río. Intervino en su peritación el maestro de cantería burgalés Juan de Vallejo (arquitecto del cimborrio de la catedral de Burgos) y concluyó el puente Pedro de Celaya (maestro cantero vizcaíno enterrado en la iglesia de Quintana del Puente).
Tumba de Pedro de Celaya
En el "Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia" aparecen algunas imprecisiones sobre su construcción, sin embargo se dirá: "Es un puente magnífico y largo con tajamares en ángulo a los dos lados. En el centro de él, en el rincón de un tajamar hay sobre el pretil dos leones de piedra descabezados y borrosos que sostienen sendos escudos desgastados y corroídos. Parecen del siglo XV y del tipo de los de los Reyes Católicos".

7.1 Adquisición del derecho de villazgo (1650)
Debido a los abusos y problemas habidos con los hidalgos del municipio de Palenzuela, de quien dependía Quintana jurisdiccionalmente, y la tardanza en la resolución de las querellas, nuestra villa solicitó la capacidad de poder administrar en ella justicia en nombre del rey y del Almirante de Castilla. Derecho que le fue concedido en 1650, con todos los derechos y prerrogativas que eso suponía.


Entre 1646 y 1665 se da el segundo brote de peste negra en Europa y España (el primero fue de 1347 a 1350) que diezmó la población. El hecho de que Quintana cuente con 4 vecinos en 1675 (a pesar de las dimensiones de su iglesia, que alberga a bastantes más y de los censos de años anteriores) hace suponer que también llegara a estos rincones el temido mal, debido al tránsito de caravanas, al trasiego de hombres y mercancías, a la compraventa de ropas usadas, y al comercio, en general, que utilizaba la calzada del Camino Real.


8.- Siglo XVIII. Los primeros Borbones. Libro de fábrica de Quintana 
Estamos en la época de Felipe V, Luis I, Fernando VI y Carlos III.

8.1: El Libro de Fábrica de Quintana del Puente (1722-1763)
Existían en todas las parroquias unos libros de fábrica o de cuentas. De Quintana del Puente nada más se ha conservado y salvado de la destrucción el comprendido entre los años 1722 a 1763 (sito en el Archivo del Obispado de Palencia).
En ellos aparecen curiosamente reflejadas, y con todo detalle, no solamente las cuentas, sino el pulso que latía detrás de ellas de la vida del pueblo, de muchas de sus glorias y miserias.

Los "Autos de Aprobación de Cuentas" solían realizarse en poblaciones cercanas, distintas a la localidad, ante la autoridad eclesiástica pertinente, generalmente un inquisidor procedente de Burgos. Así por ejemplo el Sr. Licenciado D. Andrés Fernández de Texada, Ministro Titular del Santo Oficio y Visitador General del Arzobispado de Burgos vendría a Herrera de Valdecañas el 14 de marzo de 1727 para la supervisión de las cuentas de Quintana.

Dentro del concepto de ingresos contarán: los alcanzes, rentas por las huertas y viñas, cobro de enterramientos y sepulturas, multas; ventas de trigo, cebada, centeno y queso.
En el capítulo de gastos: lavado de ropa de la iglesia, lienzos, yeso de vidrieras, derechos de su merced, notarios, obras de la iglesia, nobenos , primicias... Las cuentas se daban en "reales", anotando pagos e ingresos tambien en "cuartos" y "maravedíes".

En 1747 Fernando VI obliga a todas las ciudades, "villas y lugares de veinte leguas en contorno" de Palenzuela a pagar los costes de las obras de reparación de sus dos puentes sobre el Arlanza y el Arlanzón. Cada villa y lugar tuvo que pagar 82 maravedíes por cada vecino contribuyente, siendo 962 los pueblos contribuyentes, pertenecientes a las provincias de Palencia, Burgos, Valladolid, Segovia, Soria, Santander y Toro, entre los que también se encontraba Quintana. Nada más permanece en pie, en Palenzuela, el puente sobre el Arlanza .

8.2: El Catastro del Marqués de Ensenada
El 21 de abril de 1752 se reunieron en Quintana del Puente ante el juez subdelegado y el escribano para contestar a las 40 preguntas que sirvieron para la elaboración del Catastro del Marqués de Ensenada, el alcalde, Manuel de los Mozos y como ProcuradorManuel Gutiérrez, el cura Santiago Francés estaba ausente. Quintana fue contabilizada como parte de la provincia de Valladolid.
Quintana en el catastro de Ensenada
En las respuestas dadas se nos cuenta con bastante minuciosidad la situación de la villa y así, entre otras cosas, nos dirá que hay pleito sobre su pertenencia entre la Casa de Alba y el Conde de Benavente, nos describirá los límites de la misma, la catalogación de sus tierras y el tipo de sembrado que había, así como su rendimiento en "obradas", los frutos, la ganadería y los productos derivados de la misma, la existencia de un molino harinero de agua perteneciente a dos órdenes religiosas de la ciudad de Burgos, las colmenas, el número de casas -22 casas habitadas-, la leña obtenida del monte, los diezmos e impuestos pagados tanto al cabildo de Burgos como al cura de la villa o al Conde dueño de Quintana, que siempre eran en especie, los gastos que suponían el escribano -que residía en Herrera de Valdecañas- o el cirujano -que residía en Palenzuela- y el cura parroquial; nos detalla la habilitación de una taberna y un mesón, sin embargo, el paso del puente nunca supuso ganancia para los lugareños, como en otras localidades, ya que no disponía de ningún tipo de arbitrio o sisa.

Los Bienes de Propios que disponía el municipio se reducían a unos prados, para el pasto común y el monte para leña (lo cual quiere decir que pocos ingresos podía obtener el municipio de los mismos, por ejemplo del ganado trashumante que venía por la Cañada Real). Nos habla de su población: 22 vecinos residentes (5 habitantes por cada vecino), de los cuales uno era hidalgo; era una población de labradores con algún pastor, ya que el sastre, el cirujano y el herrero venían y residían en pueblos de alrededor. Tenía la villa 6 jornaleros. No había ningún tipo de hospital y tampoco ningún pobre de solemnidad.

9.- La Guerra de la Independencia:

La Guerra de la Independencia supuso la destrucción de poblaciones, el saqueo de los bienes y la destrucción de archivos, aparte del ultraje y fusilamiento de gente inocente, y de lo que no estuvo exenta Quintana del Puente por su posición estratégica. El 6 de junio de 1808 cuatro batallones franceses, al mando del general Lasalle, cruzan el puente con dirección Palencia, quemando la iglesia y devastando el pueblo. Lasalle se instala en Palencia haciendo una proclama a todos los habitantes de la provincia para que no socorran a los sedicentes y denuncien a sus vecinos, si no quieren correr la suerte de Torquemada, que fue saqueada e incendiada salvajemente.

Material eclesiástico escondido durante la invasión napoleónica.
A partir de 1809 su presencia se hizo más nefasta ya que crean una junta para el aprovisionamiento de víveres en Villodrigo, acompañada de fuerte guarnición y un cuartel general en Quintana del Puente (parte del 7º Batallón Auxiliar, perteneciente a la Brigada Valletux, con sede en Palencia), así como en Villodrigo, Torquemada y Dueñas. Las guarniciones tuvieron estabilidad hasta 1812, en que se empiezan a retirar, cuando se endurece el frente ruso. Desde estos lugares cometían todo género de tropelías.

El guerrillero Juan Tapia, natural y beneficiado de Astudillo, bloqueó muchas incursiones extranjeras en el todavía llamado "Puente de los Franceses" (carretera general de Valladolid - Burgos, a la altura del polvorín, antiguo pueblo de Moral). En agosto de 1809, el cura Merino, Jerónimo Merino, apresó y detuvo en la llanura de Quintana un convoy de 116 carros de municiones francesas organizando a su tropa en el monte de Negredo, situado próximo al camino, tendiendo una celada a los franceses; al estar el grueso de las tropas no muy lejos de Torquemada tuvo que arrojar al río Arlanza la mayor parte de los pertrechos capturados para no ser descubierto. El 11 de julio de 1810, Merino captura un convoy de 1.000 infantes y 200 caballos en Quintana del Puente, haciendo 15 prisioneros con 24 caballos. El 24 de agosto de 1810 volvió a atacar en Quintana a otra escolta de franceses, apoderándose de 40 carros cargados de barras de plomo, 2.000 fanegas de trigo, toda la correspondencia que llevaban y multitud de equipaje, matando a sus 40 soldados. Volvería el cura Merino a atacar a un destacamento de tropas francesas, procedentes de Quintana, cerca de Moral.

Los guerrilleros que actuaron en esta zona fueron protegidos en secreto por el monasterio de San Salvador del Moral, por lo que éste estuvo a punto de ser destruido por el mariscal francés Beziers.
Por Quintana cruzó José I Bonaparte, hermano de Napoleón, en dos ocasiones.

Cuando se haga el recuento de los daños causados por las tropas napoleónicas Quintana figurará como perteneciente al señor Duque de Torralba.

10.- Pertenencia a la provincia de Palencia y economía rural:
La provincia de Palencia tal y como está constituida actualmente data de 1833, siendo Ministro de Fomento don Francisco Javier de Burgos. La extraña división territorial y administrativa anterior (se dividía en partidos, villas con jurisdicción y valles) fue desapareciendo ya que tenía como límite por el este el Pisuerga, y así Herrera de Pisuerga y Astudillo pertenecían a Burgos y Palenzuela con su partido, donde se encontraba Quintana, pertenecían a la provincia de Valladolid. A partir de ahora pertenecerá al partido judicial de Baltanás, poseyendo 236 habitantes, 42 casas, 36 cuevas y un molino.

En ese período largo desde la época Isabelina (1833 / 1868), Restauración de la corona en la persona de Alfonso XII y reinado de Alfonso XIII (1875 / 1923), así como en la Dictadura Primo de Rivera (1923 / 1930), los pueblos castellanos, en lo que respecta a la vida política, padecen un total ostracismo y en los aspectos económicos estaban cortados por el mismo patrón. 
Vivían de y para la agricultura y padecían unos problemas similares:
Explotación agrícola tradicional.
Las condiciones higiénicas eran deplorables (en Quintana el agua corriente y el saneamiento en todas las casas está desde 1976, aunque las obras comenzaron en 1968 ).
Un abandono sistemático por parte de las administraciones regional y central.
Una vida cultural casi inexistente.
Una economía agrícola cerrada y autárquica.
Actividad subsidiaria a la agricultura para la obtención de ingresos complementarios, con el cuidado familiar de animales de granja.
Intercambio o comercio a base de ferias y mercados locales, con ferias mayores en las cabeceras de partido (en Quintana se realizaron en el Campillo).

11.- Época Contemporánea:
La reorganización del territorio nacional en el siglo XIX en provincias hace de Quintana un pueblo de la provincia de Palencia, aunque eclesiásticamente siguiera perteneciendo al arzobispado de Burgos hasta 1956.

En 1894 se construye el nuevo cementerio en el emplazamiento actual (antigua carretera de Burgos, y actual entrada al pueblo desde la carretera general proveniente de Valladolid), ampliándole en 1945 como consecuencia de las muertes acaecidas en el Sanatorio Militar General Varela, situado no muy lejos del Alto de la Peñuela. Este cementerio vino a sustituir al situado al lado de la iglesia.
Proyecto de ampliación del cementerio, obra del arquitecto Font de Bedoya
Hecho importante en la vida de Quintana del Puente fue la cesión de locales para la instalación de la Casa Cuartel en 1924, (trasladándose más tarde a su actual emplazamiento en 1942), así como en 1925 la aprobación de la construcción de un edificio destinado a escuelas unitarias, creando un nuevo arbitrio sobre el ganado lanar para poder sostenerlas. En agosto de 1927 se aprueba una derrama entre los vecinos para costear los gastos. En febrero de 1928 los vecinos vieron con júbilo la finalización del grupo escolar. Comenzaron la escuela 80 niños de ambos sexos.
Antigua escuela chicas, actual centro médico.
En 1932, al poco de proclamarse la II República, las mojas de san Salvador del Moral abandona el monasterio camino de Burgos, siendo su último capellán Adrián Moreno Zarzosa, natural de la villa de Quintana. Después del abandono sufrido y diversos avatares con los renteros, el estado del monasterio fue de ruina total, habiendo desaparecido los sillares para construcciones particulares. El lugar que ocupó el monasterio es en la actualidad una finca privada.

La Guerra Civil de 1936, al igual que en la mayoría de las tierras españolas, supuso una tragedia al desatarse muchas rencillas y actos de venganza locales que nada tenían que ver con la política ni con los ideales defendidos por uno u otro bando; muchos hombres dejaron sus hogares y tierras, perdurando todavía en la memoria de nuestros mayores acontecimientos difíciles de olvidar por el desgarramiento que supuso para todo el pueblo. Hubo fusilamientos en el monte de Ramírez. 
En 1937 en plena guerra civil, los generales Mola y Saliquet, dirigiéndose a Burgos, se detienen en Quintana, visitando la iglesia y el pueblo; fueron acompañados por todo el vecindario.

11.1: Unida a La Colonia
Al finalizar la contienda, en 1939, se empieza a construir el Sanatorio Antituberculoso en el monte de Quintana con prisioneros de guerra; habían sido iniciados los trámites para su construcción en 1938. 
Paco Ruiz, de Cartagena, preso de guerra
Algunas de las historias de amor más bonitas del pueblo se escribieron entre estos presos y las muchachas jóvenes de Quintana, fundando familias en la localidad. Todo su término ocupaba 25 Ha. En 1950 llegó a tener hasta 200 camas. 
Colonia Militar General Varela, año 1975
Hacia 1957 dicho sanatorio se convirtió en la Colonia Militar General Varela, o "la Colonia" como era generalmente conocida por los locales, albergando un internado para hijos de militares y que reportó, a pesar de sus problemas con el ayuntamiento del pueblo por negarse a pagar arbitrios, beneficios económicos a la villa por los puestos de trabajo que mantuvo durante mucho tiempo. Estuvo atendido por monjas Mercedarias. Llegaron a depender 70 familias del pueblo del trabajo generado por La Colonia, construyendo al lado de la misma casas para los trabajadores y una escuela primaria independiente (1952) para sus hijos y vivienda para los maestros. En 1988 se suspendió toda actividad, quedando algunos militares de reemplazo para su custodia; después de salir en varias subastas públicas su estado actual es de ruina total.
Colonia Infantil General Varela
La ampliación del cementerio se comienza en 1951 debido a la insuficiencia del mismo y a la necesidad de su utilización por parte del Sanatorio Antituberculoso. Después de largos tiras y aflojas entre el Ayuntamiento y el Sanatorio Antituberculoso, llegarán a un acuerdo, aportando el Sanatorio diversas cantidades según se van realizando las obras y el Ayuntamiento recabando de los vecinos bien prestación personal, bien aportación pecuniaria.

11.2: La concentración parcelaria
En 1973 la Ley de Reforma y Desarrollo Agrario, de 12 de enero, decide poner fin al caos de fincas y terrenos que los agricultores poseían de manera dispersa, ya que las tierras se habían convertido en poco practicables y menos rentables en cuanto a la producción; amén del trabajo y tiempo perdido debido al desplazamiento forzoso de tractores y maquinaria agrícola, así como fuente constante de conflictos por la colocación de los mojones de separación y los linderos de servidumbre.

Debido a esta ley, en 1975, 14 de abril, el Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario envía un "Acta de Reorganización de la Propiedad" de la zona de Quintana del Puente (Palencia), para la protocolización del nuevo reparto de tierras, en lo que se conoció como concentración parcelaria. Se constituyó la correspondiente comisión local para fijar la unidad mínima de cultivo, que quedó establecida en 2 hectáreas para los terrenos de secano y en 50 áreas para los terrenos de regadío.

El desdoblamiento de la carretera general N-620 , dentro de la autovía Castilla, en 1992, y la construcción de nuevos puentes en el término de Quintana ha dado a la villa una nueva dimensión, centro de paso y albergue en sus tres magníficos hostales.

El 25 de octubre de 1996 aparece en el BOE (nº 258) la aprobación del escudo heráldico y la bandera del Ayuntamiento de Quintana del Puente.

12.- Nuestra pequeña Historia:
Entre 1939 y 1943 se construye el matadero municipal.
Antiguo matadero.
1945: Creación de una escuela de párvulos, que más adelante pasaría a ser escuela unitaria de niños y niñas.
1950: Colocación de luz eléctrica pública en la estación así como la instalación de la nueva estafeta postal de correos.
1959: El Jefe del Servicio Nacional del Trigo promete la construcción de un silo, que se realizará posteriormente en el pago las Eras.
Silo de Quintana
1960: Uno de los hechos que llenó de orgullo a la villa fue la consecución por uno de sus hijos, D. Mariano de la Parte Fernández, del Premio Nacional de Filosofía y Letras en 1960, habida cuenta de la ceguera que padecía desde los ocho años de edad. Hubo actos de homenaje y le fue dedicada una calle.
En 1960 una agrupación de zapadores ferroviarios en prácticas montan sus barracones cerca de la estación para la electrificación del ferrocarril, dejando constancia de su presencia en el pueblo en un pequeño monumento.

1968: Comienza la acometida de agua corriente en todas las casas. En este mismo año el Ayuntamiento procede al derrumbamiento de la antigua casa cuartel, por encontrarse en estado de ruina y "para evitar desgracias personales".
1978: Supresión de las escuelas unitarias para ser trasladados todos los niños a la agrupación escolar de Torquemada.
1987: Durante la alcaldía de D. Napoleón Rodríguez Moreno, se inauguró el nuevo consistorio.
1993, marzo 11: Incendio provocado por ajuste de cuentas (según del Diario Palentino) en el “Club Stop”, situado en las viviendas frente al cementerio; después del pánico provocado y el desalojo de las mismas el pueblo siente alivio por la desaparición de “dicha actividad social”.
1995, diciembre 22: una gran riada deja al pueblo casi sin apellido al llevarse parte de dos arcos del puente viejo. Fue restaurado posteriormente. Esto nos recuerda al menos otras dos grandes riadas: la de 1843 y la 1855, de las que queda constancia en sendas marcas señaladas en el puente.
1996, octubre 25: Se aprueba el escudo heráldico y la bandera municipal de Quintana. Era alcalde Juan Luis Merino Macho.

2000, noviembre 7: Haciendo labores de reparación al centro parroquial, Agustín Casado, descubre un arco románico tapado desde no se sabe cuando.
2004, julio 3: Se remueve la vieja tarima carcomida y comienzan las labores de picado del revestimiento de yeso de la iglesia de san Esteban por parte de los vecinos del pueblo. Con la ayuda económica de la Junta de Castilla y León se comienza la primera fase de la restauración el 2 de noviembre.
2005, junio 29: Se inauguran las piscinas municipales siendo alcalde de Quintana Carlos Vidal González Merino.

2005, septiembre 12: Según se está acometiendo la restauración de la iglesia aparece en unas sacas escondidas, entre la cubierta y una arco (nave epistolar), abundante material eclesiástico entre el que se encontraba: una cruz procesional, casullas, capas pluviales y dalmáticas, así como un misal de 1768, con una inscripción indicando la causa de su ocultación, que no fue otra que la invasión del pueblo de Quintana por parte de las tropas napoleónicas.

2008, agosto 3: Se vuelven a abrir las puertas de la restaurada iglesia de san Esteban, después de 4 largos años, múltiples trabajos y muchas idas y venidas, con gran alegría por parte de todos los vecinos de Quintana. era la fiesta de san Esteban.
Misa concelebrada 2008, agosto 3, san Esteban.
2013, septiembre: Impresión en unos talleres de Sevilla, publicación y presentación en el pueblo del libro "Quintana del Puente" en dos volúmenes. Se trata de una visión histórica diacrónica de la historia de nuestra villa (libro del que están extraídas las presentes notas).

Dentro del elenco de alcaldes que figuran en nuestros anales están, entre otros: Bartolomé Romo (1544), Tomás Pobes Lázaro (1933-1940), Juan Aguado Santos (1943-1953), Ángel Carrillo Grijalvo (1953-1969), Napoleón Rodríguez Moreno (1975-1987), Carlos Vidal González Merino (1992-1995 y 2003-2007), Juan Luis Merino Macho (1995-2003), Concepción Cancho Francés (2007-2016...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario