3 de mayo de 2020

Felicitación de Jesús a todas las madres

Día de la Madre
He recibido de Jesús Díez, nuestro cura párroco, el siguiente escrito para su publicación.
Primer domingo de mayo de 2020
En nombre de toda la Unidad Pastoral, felicidades a todas las madres:

El día que Dios hizo a las madres



Dios, que andaba ocupado en crear a las madres, llevaba ya seis días haciendo horas extraordinarias. 

Se le presentó un ángel, y le dijo: 
- Trabajas demasiado, Abba.

Y el Abba Dios le respondió:

- ¿Es que no te has leído todas las especificaciones que debe reunir este encargo?
 Esta criatura tiene que poseer un regazo inmenso, un beso capaz de curarlo todo, desde una pupa hasta un amor frustrado, un corazón a prueba de sustos, una capacidad enorme de asumir retos nuevos... y seis pares de manos si quiere dar abasto.



El ángel, confundido, exclamó:

- ¿Seis pares de manos? ¡Eso no es posible!

- No son las manos el problema -agregó el Abba Dios- sino los tres pares de ojos que las madres deben llevar.
 Sí, uno para ver a través de la puerta cerrada siempre que pregunte: «niños, ¿qué andáis haciendo?, aunque ella lo sepa perfectamente. Otro, detrás de la cabeza para ver lo que preferiría no ver nunca, pero necesita saber.  
Y, desde luego, los de delante para mirar a su hijo en apuros y decirle, sin pronunciar siquiera una palabra:
«Ya entiendo, hijo, aquí me tienes y te quiero mucho».
 El ángel le tiró de la manga, y le dijo dulcemente:

- Vale más que te vayas a la cama, Abba, y mañana será otro día. 
- No puedo, y además ya me falta poco.Lentamente, el ángel dio la vuelta alrededor de uno de los modelos y comentó con un suspiro:

- Me parece demasiado delicado -comentó con un suspiro.

- Pero es muy fuerte -aseguró Dios emocionado-. No te puedes hacer una idea de lo que es capaz.
 
El ángel se inclinó y pasó una mano por la mejilla de una de aquellas madres.

- ¡Tiene una fuga!

- No es una fuga, -le explicó el Señor- es una lágrima.

- ¿Y para qué sirve?
- Para expresar el gozo y la tristeza, la soledad y la ternura y el orgullo y el amor.

- Eres un genio, Abba, -dijo el ángel-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario