17 de agosto de 2018

Papeles y trastos para una exposición

Nuestro Pacopús tiene la costumbre de sorprendernos periódicamente con una de sus intuiciones y genialidades. Este año lo hace con un recopilatorio de trastos antiguos: cepos, candiles de principios del siglo XX, garrafones, pajareras, carburos, juguetes artesanos utilizados por los chicos hace un montón de años, algunos papeles curiosos, libros y documentos con olor a polvo de desván y otros con ese amarillento añejo que les imprime un carácter de histórico.

Aunque la mejor introducción a esta exposición es la que el propio Pacopús hace en el folleto de presentación de la misma:

Vuelvo al tiempo que tuve entre mis manos,
hurgando entre estos trastos y papeles
donde el recuerdo mira y se detiene
aferrado al olvido que se escapa
al abrir la ventana de mi infancia.
Me besa y me acaricia la nostalgia
con ecos de canciones ya lejanas;
me miro en una lágrima cansada
a la luz de una noche de candiles;
espejo, huella, aliento de mi niñez
que desea jugar al escondite
abrazado al amor de la distancia,
entre las hojas de los viejos sueños
que guardan cachivaches y legajos
cargados de un silencio que no calla.
Vuelvo al tiempo que tuve entre mis manos,
y leo en las arrugas de su cara:
Mientras haya alguien que lo quiera,
en Quintana
hoy, ayer y siempre
tocarán a gloria las campanas.
Pacopús 2018











No hay comentarios:

Publicar un comentario