19 de noviembre de 2017

Tarta de queso y limón

Otra variedad, nada complicada de hacer, de la tarta de queso es la realizada con gelatina de limón. Es tan sencilla que apenas tiene elaboración. No sé de quien lo hemos aprendido, pero se hace en casa con cierta regularidad y para salir al paso cuando falta un postre de dulce. ¡No hace falta horno!
INGREDIENTES
Mantequilla
Sobaos partidos por la mitad (unos 8, dependiendo del molde)
1 tarrina de queso (nosotros usamos Philadelfia, puede utilizarse el italiano mascarpone)
1 sobre de gelatina de limón
1 envase de nata: 250 gr.
250 ml de agua hirviendo
100 ml de leche entera


(Imagen obtenida de internet)

ELABORACIÓN
  •  Se unta el molde generosamente de mantequilla y se distribuyen los sobaos partidos por la mitad. En los huecos se puede desmigar otro sobao.
  • Echamos en la batidora: 
    • el contenido de 1 tarrina del queso indicado 
    • 1 envase de nata 
    • 100 ml de leche entera 
    • 1 sobre de gelatina de limón previamente disuelto en 250 ml de agua hirviendo  
    • Se bate bien la mezcla anterior y se echa sobre el molde.
    • Se mete en el frigorífico durante 3 horas, mínimo, y listo para comer
    • Se adorna con mermelada de fresa, frambuesa, melocotón o cualquier otra. En lugar de la mermelada podemos poner raspaduras de cáscara de limón (previamente bien lavado)
    • (Se puede añadir algo de azúcar, nosotros no lo ponemos pues el dulzor lo da luego la mermelada).
Si vamos a tener más de 5 comensales: doblar las cantidades de todo.
¡Creo que hasta los más inexpertos lo sabemos hacer y listo para comer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario