2 de agosto de 2015

Pregón san Esteban 2015 - Pedro Prádanos

Pedro Prádanos Zarzosa
Hola, buenas tardes.
Antes de nada me gustaría agradecer a toda la corporación municipal, y particularmente a Conchi y a Yoli, la invitación para dar este pregón de inicio de las fiestas de San Esteban 2015.
Para los que no me conozcáis, soy Pedro, el hijo de Prádanos el del taller y de Ana Mari, de los Zarzosa. Que salí primero a estudiar a Palencia y Valladolid, y luego, hace más de 15 años, me dio por vivir en diferentes lugares del mundo: Francia, Brasil, México y ahora Madrid.

Si os digo la verdad, aun sintiéndome por supuesto muy orgulloso de esta invitación, mi primera reacción fue: ¿yo?, con lo poco que me gustan a mí estas cosas... Pero bueno, al final ya sabéis, entre la familia y los amigos, aquí estoy listo para aburriros unos minutillos... Y no podéis imaginaros lo feliz que me hace!!

Pensando un poco sobre el por qué me habrían elegido para semejante honor, mi primera explicación fue suponer que quizá era por mi "cuerpo serrano", representativo de la buena planta de los quintaneses, pero rápidamente mi mujer Thais me lo quitó de la cabeza. Luego pensé que quizá fuera por mi inteligencia, pero mis amigos me convencieron de que tampoco podía ser por eso. Por último pensé que quizá me habían elegido por mis dotes de liderazgo, consustanciales también a todo buen quintanés, pero mis hijos se partieron de risa y me dijeron que cómo iba a ser por eso, si yo no mandaba ni en mi casa. Y claro, ni que decir tiene que mi madre piensa que es por todo lo anterior y mucho más...

En fin, una de las causas por las que quiero pensar que he recibido esta invitación es simplemente porque soy quintanés y por haber llevado con gran orgullo el nombre de Quintana a todos los rincones del mundo donde la vida me ha llevado.

Cuando en París me enseñaron la Torre Eiffel, yo decía que el puente de Quintana no tenía nada que envidiar; cuando en Río me presumían de sus playas, yo les señalaba que para un buen baño, nada como el Arlanza; cuando en México me paseaban por las mejores cantinas de la ciudad, yo les comentaba que no estaban mal del todo, pero que como el Pico, el Lafri o Las Piscinas, ninguno; y cuando ahora me sacan por los mejores restaurantes de Madrid, yo termino siempre las comidas diciendo que vale, pero que como un lechazo o una buena tortilla en el Suco o en la Vasca (sin mencionar las de mi madre), nada de nada.

Ahora un poco más en serio. Cuando vives en diferentes lugares, creo que una de las cosas más importantes para adaptarse rápidamente al lugar es saber apreciar las cosas locales. No estar siempre pensando en lo que has dejado sino en las nuevas oportunidades y aventuras que vas a vivir y en lo que puedes aprender. Pero igual de importante es tener una referencia de la que te sientas orgulloso y que sea tu verdadera raíz, tu base, y para mí esa referencia de la que siempre hablo a todos los amigos que he ido conociendo, a la que siempre me apetece ir con mi familia y amigos,... es mi pueblo, es Quintana.

En este sentido, estoy seguro que he contribuido en buena parte a dar a conocer el nombre de Quintana del Puente a los amigos que he ido encontrando a lo largo de mi vida por todos esos parajes. Siempre les digo un poco lo mismo, que es un pueblecito de Castilla, con una iglesia muy antigua, un río y por supuesto su puente (por el nombre, claro), bastante bien localizado como cruce de caminos, cerca del Camino de Santiago, con unos cientos de habitantes, bastante frío, y con buena comida y buen vino. Cuando finalmente muchos de ellos vienen a pasar unos días a mi casa, lo primero que dicen es que es un poco más pequeño de lo que ellos imaginaban o yo les había contado, pero luego del resto, parece que no les he mentido mucho y les parece súper agradable (o al menos es lo que me dicen). Por supuesto, todos se hacen las fotos clásicas con el puente y la iglesia, así que habrá varias por el Facebook de algunos de ellos. Cuando vienen peques, lo que más les emociona es la visita a "las vacas de Satur", el poder ir a coger cerezas, ciruelas, manzanas, higos, nueces,... Y las vueltas en bici que se dan por el pueblo "hasta la estación",... sin la compañía de los padres (esto es un comentario de mis hijos!). Lo de la situación privilegiada que tiene Quintana también quedó claro (hasta para mí!) cuando ya hace unos años, vino mi cuñado a pasar las Navidades con nosotros desde París y en el autocar en el que venía, tenía una "parada oficial" en Quintana, tanto a la ida como a la vuelta. Os podéis imaginar que esto me dio un nuevo argumento a incluir en mis explicaciones sobre la importancia de Quintana en el mundo a mis amigos.

Hace tiempo, el escritor griego Kazantzakis describía maravillosamente en su novela "Zorba el griego" su concepto de la felicidad con estas palabras: "Sacó algunas castañas de las brasas, les quitó la cáscara. Entrechocamos los vasos. Durante largo rato permanecimos allí, bebiendo y masticando sin prisa, como dos grandes conejos, mientras oíamos a la distancia los bramidos del mar. Permanecimos silenciosos junto al brasero hasta muy entrada la noche. Comprendía yo nuevamente qué sencilla y frugal es la felicidad: un vaso de vino, una castaña, un mísero braserillo, el rumor del mar. Nada más".

Y es este tipo de felicidad tan simple la que siento cuando estoy por aquí en Quintana, y que poco a poco creo que estoy pasando a mis hijos. Noches tranquilas, comiendo unas chuletillas y tomando un buen vino con la familia y los amigos, hablando de todo y de nada... O los domingos después de misa, el clásico vinito antes de comer charlando del partido del sábado o de cualquier otra cosa sin mayor importancia. O cuando nos viene la nostalgia (cosas ya de mayor), contando algunos recuerdos de cuando éramos niños: que si las peñas en las fiestas, que si los torneos de fútbol, que la balsa que hicimos para meternos en el río, que las patatas que asábamos en la chopera,... y ya mucho más cercano, el adiós a Vicenta y a Jose. Un montón de recuerdos!!

Bueno, creo que ya os aburrí bastante, así que toca ahora disfrutar de las fiestas y pasar unos días tranquilos.

Viva Quintana!! Viva San Esteban!!

Muchas gracias!!
Pedro Prádanos Zarzosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario