18 de febrero de 2015

Que no quiere nadie - Pacopús

Que no quiere nadie
Ribera del Arlanza a su paso por Quintana

Cinco globitos
tiene mi parque,
se llenan de luz ,
cuando cae la tarde.

Seis escalones
van a la fuente,
que canta en sus aguas
los sones de siempre.

Siete sus sombras
los chopos encienden,
un sauce en el río
y un fresno rompiente
del muro de piedra,
que al nogal sostiene.

Luces y sombras
por la barandilla,
que no quiero madre
que suba la orilla
sus aguas revueltas,
a pasear por el parque.

Cinco farolas
muy pocas luces,
mas ¡ay! una esperanza,
que no quiero madre
que crezca el Arlanza.

Al abrigo del puente
en hierro fundido,
el agua clorada
dos grifos retienen,
esperando una mano
que le haga ser fuente.

Cuatro llamadas
ofrecen su tiempo,
en forma de banco
para el cotilleo
tertulia o descanso.

Cinco globitos
tiene el paseo,
un palmo de tierra
y muchos deseos.

Luces y sombras,
por la barandilla
se asoman las aguas,
que no quiero madre
que apague la orilla
las luces del parque.

El palmo de tierra
resbala hacia el río
en interrogante.
Que no quiere nadie
que el río en ejarbe
ahogue mi parque.

Cinco globitos
tenía mi parque.
Madre,
que no quiere nadie.

Francisco López (Pacopus)

No hay comentarios:

Publicar un comentario