19 de enero de 2015

Pregón 2008 - Julio Villa


Pregón de las fiestas de San Esteban de Quintana del Puente. Año 2008



Julio Villa Rodríguez
En primer lugar:
Un saludo a todas las Autoridades, comisión de fiestas, vecinos, público en general, y amigos todos.
Un saludo muy especial a Conchi, nuestra alcaldesa, por haberse acordado de mí para dar el pregón en este año 2008 tan especial para Quintana.
Quintana un pueblo donde todo el que llega es acogido, sobre todo en estos días de fiesta y a lo largo del año.
Con el comienzo de las vacaciones las fiestas de Quintana son un punto de encuentro para todos los pueblos de alrededor.
Por ello estas fiestas de Quintana tienen que ser para:

Estimularnos – con el deseo de volver a nuestro pueblo
Ilusionarnos – porque las fiestas de Quintana siempre son unas fiestas atractivas
Encontrarnos - con aquellas personas a las que hace tiempo que no vemos
Recordar- Porque antes hemos vivido otros momentos y otras fiestas distintas
Construir –Porque somos nosotros los que con nuestra presencia hacemos las fiestas
Colaborar - Porque todos somos necesarios, en el pueblo y en las fiestas
Alegrarnos y divertirnos disfrutando con el programa de fiestas que nos ofrecen
Esperar – Porque seguro que las próximas fiestas serán mejores

Cuando te proponen dar el pregón de la fiesta de tu pueblo es difícil no traer alguna vivencia del pasado y es que para los que aquí pasamos nuestra niñez se nos amontonan recuerdos inolvidables.
De forma que nuestras vidas se resumían en diferentes escenarios:

La familia:
Dicen que la infancia es la época en la que se aprende lo que son los sentimientos y se adquiere la seguridad personal que da el sentirse querido, de forma que nuestras casas no eran un televisor y unos dormitorios, sino que eran escuela de vivir cotidiano de forma que la familia no solo era la tuya sino la de tus vecinos pues la convivencia era tal que se compartía todo y lo que teníamos lo compartíamos de una manera natural, era el refugio de las penas y alegrías y con ella aprendimos las cosas mas esenciales de la vida, valorar el esfuerzo que hicieron por nosotros nuestra familia ,el amor a nuestros abuelos, el respeto a nuestros padres, la solidaridad que ellos nos trasmitían, en fin una verdadera escuela de humanismo.
No quiero pasar la ocasión para recordar a mi padre que aunque no era de aquí se integró totalmente en el pueblo, trasmitiéndome el amor a la naturaleza de una forma práctica; conocía cada rincón de Quintana, enseñándome todos sus secretos: el monte, el río, los arroyos, la estación, la huerta y un sinfín de lugares que marcaron mi infancia.

La Escuela:
Ahora mismo me estoy viendo en esa foto que todos conservamos con esos amigos de los siempre te acuerdas a pesar de los años, y es que fueron tantas las vivencias, que es difícil olvidar los rostros de cada uno.
Donde el dicho “la letra con sangre entra”, aquí se hacia realidad, aunque también las trastadas tenían su lugar.
No se me olvida que teníamos que calentar la gloria en invierno y aprovechábamos para asar castañas y los estruendos que daban al abrirse le ponían histérico a Don Santos que rápidamente acudía a ver lo que pasaba, mientras otros aprovechaban el momento para las típicas trastadas.
Era como una familia y allí me veo removiendo esa gran perola de leche en polvo que a mí me costaba tanto tomar pues los grumos se me hacían insoportables.

Los amigos:
Todos éramos una piña, sobre todo en los partidos de fútbol que disputábamos contra otros pueblos, se me viene a la cabeza un partido contra un pueblo cercano, del que tuvimos que salir por pies, ya que Juan Antonio les metió una goleada.
En verano buscábamos sitos imposibles para bañarnos, con barca incluida ya que siempre dábamos con el escondrijo que tenían los pescadores para ella.
Pescar cangrejos y cocinarlos nosotros mismos era algo normal y es que la vida aunque vista desde aquí parecía dura, era muy divertida y lo que es más, tu diversión siempre estaba unida a la de tus amigos.
Que decir de lo bien que lo pasábamos cuando bebíamos el vino al cura después de tener que aprendernos párrafos enteros en latín.

Las Fiestas:
Esperábamos con gran ilusión las fiestas, en nuestra época los jóvenes nos encargábamos de organizarlas, teníamos que contratar la música, buscar lugar para el baile, sitio para la peña, organizar competiciones, pedir los trofeos, “tela” y un sin fin de cosas, al final a pesar del trabajo la implicación era tal que sentíamos nostalgia de que terminaran, sobre todo por los lazos de amistad que se habían creado, pero siempre pensábamos que el año próximo serian mejores.
Quizás las cosas han cambiado con el tiempo, pero lo importante es que no se pierdan, ni las tradiciones ni la ilusión por nuestro pueblo y nuestra fiesta, de forma que siempre inculquemos a nuestros hijos el amor al pueblo y no pierdan sus raíces, para que año tras año a pesar de los quehaceres de cada uno, siempre dejen unos días para compartirlos con la familia y los amigos en estos días tan importantes para Quintana.
Tampoco quiero olvidar a las personas que hacen de Quintana un pueblo vivo, sobre todo en esos días de invierno cuando más falta hace su presencia.
Decía que es importante marcarse metas en la vida y para Quintana la Iglesia ha sido un objetivo primordial.

Esta fiesta pasará a la historia por la restauración de la Iglesia de Quintana.
Con ello Quintana ha dado lo mejor de si misma. Gracias a todas las personas que desinteresadamente han puesto su grano de arena, la verdad parece que fue ayer cuando se comenzó a retirar el suelo de la Iglesia, ha sido un camino de colaboraciones que demuestran que la voluntad de las personas hacen posible proyectos impensables, PODEMOS decir esto ya es una realidad.

Un agradecimiento especial a nuestro Párroco, al Coro de Santa Lucia, a Villa Odoth, a todas y cada una de las personas que de forma diferente han colaborado en el proyecto.
Que este proyecto, que tanto ha unido esfuerzos, sea el motor para nuevos retos que Quintana necesita, y es que podemos seguir avanzando con la ayuda de todos.
Que la fiesta en Honor a San Esteban, sea una ocasión para: el encuentro la diversión y la alegría.

Buenas tardes y gracias por vuestra atención.
¡Viva Quintana!
¡Viva San Esteban!
¡Felices Fiestas a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario