18 de enero de 2015

Pregón 2002 - Toñi Martínez

Pregón Fiestas de San Esteban de Quintana del Puente. Año 2002
Toñi

Es un verdadero placer poder referirse a nuestro Quintana en cualquier evento, más aún, si el motivo es la celebración de nuestra festividad "San Esteban".

No es la primera vez que públicamente expreso mis sentimientos o las emociones que me producen Quintana y sus gentes, sólo quiero hacer un breve repaso de mis recuerdos, y pasar de inmediato al presente y futuro de nuestro pueblo, porque más que un pregón, esto pretende ser un agradecimiento a tantas y tantas personas que me han inculcado el amor hacia mi pueblo, que me han dado las fuerzas para trabajar por él, y que al unísono han trabajado codo a codo conmigo y han colaborado para llevar a cabo cualquier actividad.

Al retroceder en el tiempo mis recuerdos me llevan a una infancia feliz, a unas plazas repletas de alegría, de bullicio de niños correteando de un lado a otro, a mis juegos infantiles: El castro, la comba, los campos quemados, el plano y tantos y tantos otros.

Mi primer novio en párvulos, José Antonio, la leche en polvo, el calor de la gloria, la bondad de mi hermana, su paciencia y buen conformar, Dª Asun con su rectitud, sus ensayos, misas y rosarios y sus buenos consejos, el recreo a la carrera para comprar el bollo en casa de Valeriano y Carmina, mi comunión, el recuerdo de D. Melchor con su buena preparación y lo especial que resultaba la misma.

El verano con sus chapuzones en el río, las aguadillas de Paco, el sabor de las ciruelas y manzanas con carrera incluida a la voz de: "¡Que viene Casimiro!", a los desfiles de minoret y mayoret de la batuta de Nena.

Los caramelillos tan ricos de la Sra. Isabel, el ir y venir a la tienda de Manolo y Julián, el requesón de la Sra. Cecilia con su especial cariño, el cuál todavía conservo, Ceci siempre pendiente de cualquier necesidad, el especial cariño que sentía por mi vecina Felisa, madre de Julián, los dulces de la señoraMargarita, el tan ajetreado ir y venir con la silla de la señora Sofía y su partidilla al julepe, Felisilla que sigue tan guapa como siempre, mis padrinos Isabel y Paco esperándome en el Casino a la salida de la escuela, Martina dando de mamar a Oscar y Toño y tantas y tantas personas que recuerdas con afectividad porque todas ellas han formado parte de tu vida.

Y llegamos a la edad del pavo, mis primeros guateques en casa de Tere, la bofetada a José Carlos (pues tenían cierta tendencia a tocar el culo), mis risotadas con Gerardo, las peleas con Manuel, la cita a diario en el puente con los soldados del polvorín. Y poco a poco madurando, encontrando el amor, estrechando un lazo entre Villahán y Quintana, de los muchos que había ya, mi boda en junio del 84 en mi iglesia, en mi pueblo. Me casé con un hombre que ha sabido llevar con paciencia todo el tiempo que dedica su mujer a un montón de actividades, sin reprochar nunca nada, aun robando el tiempo a nuestro propio tiempo. ¡Ese es mi Rafa!.

Y dos momentos, los más importantes de mi vida, el nacimiento de mis hijas y algo muy importante verlas crecer aquí en Quintana, en mi pueblo.

Primera aparición de mozos y mozas bailando a su patrono en el año 84, Oscar, Toño, Juan Luis, Jesús Mari, Úrsula, Charo, Belén, Yoli, Mª Mar etc, etc, aquellos dulzaineros con los cuales no conseguimos bailar bien y conectamos nuestro casete con la "Jota de Los Novios", con la cual habíamos ensayado todo el verano.

Sencillamente, gracias por estar ahí.

Como no agradecer a tantas personas que han formado parte de mi vida, todo lo que me han aportado, a mis amigas y amigos, aquellos que arrastro desde niña y los que en la actualidad tengo, los que son parte de mi vida en Quintana hoy. Sencillamente gracias por estar ahí.

A mis compañeros de la Asociación que colaboran codo a codo conmigo, a mis gentes del Coro que dan todo lo mejor para amenizar cualquier evento, a todos los componentes que han pasado por el Grupo de Danzas "Santa Lucía" a punto de desaparecer, por haber llevado el nombre de Quintana con tanto orgullo por cada pueblo o ciudad donde ha ido, a Fernando nuestro profesor de danza por transmitirnos el cariño hacia nuestras costumbres y tradiciones, por hacer de un sueño una feliz realidad, a nuestros dulzaineros los hermanos Blanco, que han aportado lo mejor de ellos en nuestra localidad integrándose dentro de la misma como unos vecinos más, a mi otra mitad Mª José, mi apoyo y refuerzo tanto en el Coro como en cualquier actividad que organicemos, siempre dispuesta a darme lo que preciso en cada momento.

Pero sobre todo mi mayor agradecimiento va dirigido hacia una persona muy especial, mi madre, la persona que siempre me anima a seguir cuando el desánimo se apodera de mí, ayudándome para que yo pueda dedicar más tiempo a este pueblo. ¡A ese pedazo de madre!, ¡gracias!.

Y después de este viaje por el pasado y agradecimientos, nos encontramos aquí en esta plaza dando el pistoletazo de salida, una año más, a nuestra festividad San Esteban, patrono de Quintana del Puente; ¡quién lo ha visto y quién lo ve!, y no me refiero a mayor o menor población, eso lo tenemos asumido, me refiero a su aspecto, a sus plazas, a su ribera, a las escuelas, a nuestro Centro Parroquial, a la limpieza en general que respira nuestro pueblo y ¿quién es el artífice de todo esto?. Gracias Agustín por dar lo mejor de ti a nuestro querido Quintana., y a nuestro Ayuntamiento por haber dado contigo.

Y nuestra mayor joya, ¿la veis?, está aquí, en el templete, son tres rubíes, Beatriz, Esther y Noelia, son la representación de la juventud, de la alegría, de la fuerza, del entusiasmo y la lucha, son el futuro de Quintana, porque este pueblo, vuestro pueblo, necesita de vuestro trabajo, de ideas frescas, de un compromiso con vuestra Comunidad, no sois una parte aislada, sois parte de un conjunto, y vuestro mundo, diversiones, actividades forman parte de Quintana y de sus gentes.

Quien es capaz de compartir, de comunicar y de llevar entusiasmo a los demás, es una persona feliz.Y el trabajo en grupo puede llevar a conseguir metas que en un principio se ven muy lejanas, pero si hay ilusión hay esperanza. Y esperanza es lo que nos queda, pero si a esto le unimos entusiasmo y lucha conjunta podemos conseguir un buen futuro para Quintana. Y cuando hablo de unión me refiero a todos mayores, jóvenes, menos jóvenes, niños, Asociación y Ayuntamiento.

Como veis Toñi siempre dando la coña, pero siempre he estado convencida que en la entrega y la lucha está la solución de Quintana o por lo menos trabajar para conseguirlo, porque la apatía es lo peor que nos puede suceder, el inconformismo, o el me da igual no vale para este pueblo.Quien quiere algo para el bien de los suyos debe ser capaz de luchar por ello y yo quiero administrar una inyección de moral, de optimismo. Sabemos que este pueblo necesita alguna pequeña industria para levantarlo, que aquellas que un día hicieron amago de aterrizar volaron a otras zonas, pero no podemos desalentarnos la lucha queda en manos de nuestro Ayuntamiento y yo sé, por experiencia propia, que hay personas dentro del mismo que luchan por conseguir lo mejor para Quintana.

Y ahí está la primera responsabilidad de nuestros representantes: Como primera regla, querer a Quintana con toda el alma, segunda, tener capacidad de lucha y tercera, conseguir lo mejor para Quintana, para el beneficio comunitario y nunca individualista, y por supuesto con todo el apoyo de sus gentes; ahí está el futuro de Quintana del Puente. Empezando la unión con estas fiestas comenzaremos a dar nuestros primeros pasos para ese futuro, después llegará la Semana Cultural, otro vínculo de unión, pero no debe acabar ahí, esto debe proseguir.

Nuestro Ayuntamiento trabajando por mejorar el bienestar de Quintana, la Asociación luchando por conseguir la mayor cantidad de actividades para mantener vivo al pueblo, el Coro alegrando cualquier acontecimiento y vosotros siendo parte activa de todo ello, creo que todos nos lo merecemos.

Y cualquier fiesta que se precie no puede ser buena fiesta si no recuerda con cariño a tantos familiares, amigos o vecinos que en estos meses y años pasados nos han abandonado. Un especial recuerdo a nuestro párroco D. Lucio que está atravesando por uno de los momentos más difíciles de su vida, a Teo recuperándose de su operación, a Padilla con sus altibajos constantes permaneciendo ingresado a fecha de hoy, a Andrés Villa al cual el pesimismo a veces le juega malas pasadas, pero sabes que tenemos un baile pendiente para la Semana Cultural; así que ánimo a todos, nuestro cariño está con todos vosotros.

Para finalizar ya, agradezco a Juan Luis la oportunidad que me ha brindado para poder expresar mis sentimientos hacia Quintana y sus gentes.

Y a todos vosotros muchas gracias por todo.

¡VIVA SAN ESTEBAN¡ ¡VIVA QUINTANA!

Toñi Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario