18 de enero de 2015

Pregón 2001 - Carmen & Mariano

Pregón de la Función de San Esteban 2001

Carmen & Mariano

Mariano, Carmen y Juan Luis
Sr. Alcalde, Sres. Concejales, vecinos y amigos....

Hablar de Quintana es algo habitual en nuestras familias, forma parte de nuestras vidas, y nada se entendería si no fuese Quintana el centro de cualquier conversación.
Pero hoy hablaremos de Quintana en público; esto merece aplicación para haceros ver qué grande es nuestro pequeño pueblo. Aquí vamos:

El pregón de hoy, como veréis es un poco particular; para empezar somos dos los pregoneros, pero no os asustéis, aunque seamos dos, el pregón será único. Quiero decir, que solamente habrá un pregón.

¿Por qué nos gusta Quintana?,
Quintana es el aire que se respira, la tranquilidad, la bicicleta, el río, las bodegas, sus calles, la carretera, los campos de trigo y cebada, las patatas ... las huertas, el camino de las huertas, el río, el arroyo, los puentes, EL PUENTE, LA ESTACION, EL SILO, EL MOLINO... podemos seguir más de una hora en esta lista interminable de pequeñas y grandes cosas que forman Quintana, pero Carmen nos ahorrará esfuerzos con unas pinceladas de su viejo diario ... sería allá por el año 70.

¡Espera, déjame a mí explicarlo!
Como ando muy atareada, decidí acudir a mis escritos de juventud de aquellos veranos pasados en Quintana... en ellos cito a algunas personas que ya no están con nosotros, y lo hago con el mayor de mis respetos.
No todos los que compartieron aquel tiempo tienen en este escrito su nombre, pero síi están en otras hojas que reservo, para el próximo pregonero

27 de Julio de 1970:
Hoy estoy contenta; por primera vez, mi madre me ha dejado cruzar el río desde la playa, hasta la orilla de la ribera. No había manera de que me dejaran hacerlo, y eso que yo sé nadar.
Es que mis primos dicen que en los ríos hay pozas y que aunque sepas nadar de nada te vale porque el remolino te arrastra para adentro, y eso pasa sobre todo al otro lado del puente, por eso allí no va nadie del pueblo a bañarse.
Ha sido estupendo no he parado en toda la mañana de pasar de una orilla a la otra. Es una suerte que Quintana tenga río, porque con el calor que hace puedes refrescarte, y no sólo eso porque además puedes divertirte de lo lindo.

Los chicos del pueblo juegan con cantos planos a "coser el río, cuando se bañan usan las cámaras de las ruedas de los camiones a modo de flotadores. ¡Qué buena idea! Nuestro amigo Gerardo a veces se pone más de una.
He visto en el río cómo lavan las mujeres en las bancas de madera.
A principios del verano pasan muchísimos coches por en medio del pueblo, son extranjeros y vienen tantos que llegan a atascar el puente. Unos van de paso, otros llevan caravana y se quedan en la playa a pasar las vacaciones. ¡Qué divertido debe ser vivir así. !

14 de Julio de 1971:
Hoy me ha despertado muy temprano, la voz de Manuel gritando justo debajo de mi ventana "Hay boquerones, zapatero, pescadilla, jurel... todo en casa de la señora Filomena "
Hay una cosa que me llama la atención en Quintana y es que los chicos y las chicas no pueden estar juntos, y si estamos sentados en la ribera o en la traviesa del caminero, y de repente dice una de las amigas : ¡Que viene Dña. Asun!, todas nos escondemos donde podemos y yo también claro, pero no sé bien qué ocurrirá si un día nos ve.
También en la iglesia los chicos se sientan a un lado y las chicas enfrente y en medio D. Melchor, que a veces se les queda mirando y tiene que parar la misa porque no dejan de hablar y hacer ruido, se dan empujones hasta mover los bancos. Nosotras nos portamos muchísimo mejor, y casi nunca nos mira.

Hoy hemos subido al campanario con Marcelino, que es monaguillo y nos colgamos de los badajos, haciendo sonar las campanas. ¡Que bonito se veía todo desde arriba!
Dice mi tía Tere, que las campanas suenan de distinta manera, que cuando hay incendio tocan a arrebato, que cuando alguien se muere tocan a difunto así todos lo saben y aunque estén muy lejos todo el mundo se entera.
Por cierto al salir del campanario hemos visto correr los tractores hacia las eras... Mis amigas de Palencia siempre me dicen que tengo suerte por tener un pueblo.

16 de Julio de 1973
Acabo de llegar del campamento scout, y ya están empezando a organizar actividades para la fiesta.
Nada más llegar me han dicho que va a haber un desfile de minorettes, y nos hemos presentado para participar ..y resulta que yo llevaré la bandera ¡qué ilusión! delante de nosotras, van de tamborileros, Juan Luis, Felisín y José.
Este año va a ser chachi, porque va a haber gimkana, disfraces, concurso de pintura ... e incluso velada de boxeo.

Me encantan las fiestas de Quintana y Quintana en general. Mis amigas de Palencia siempre me dicen que tengo suerte por tener un pueblo.
Y tienen razón, porque en los pueblos uno puede hacer montones de cosas, por ejemplo mi tío Aurelio tiene vacas y muchas veces, le veo ordeñarlas, y por la tarde, con mi prima Rosa Mª vamos a coger los huevos que ponen sus gallinas. También he ido a atajar las ovejas para que el pastor pueda ordeñarlas. Son cosas que les cuento porque en las ciudades no se pueden hacer.

20 de Agosto 1975
Menuda tormenta ha habido esta tarde, con truenos y relámpagos debió caer un rayo en el transformador o algo parecido y de repente se fue la luz en toda Quintana. Esto ya ha pasado otros veranos y como siempre mi abuelita Milagros se pone a rezar el rosario y mi abuelo Desi nos cuenta cosas de cuando él era pequeño, de cuando no existía la electricidad, y se alumbraban con lámparas de aceite.

Mi abuelita recuerda como llegó la luz a Quintana que fue gracias al viejo molino del río, el cual, al principio servía para moler el trigo, y convertirlo en harina.
La incorporación de la electricidad debió ser la revolución.
También me cuenta que nosotros venimos de una familia de labradores, y cómo vivían antes en los pueblos, y creo que no vivían nada mal.
Me gusta oírles contar esas historias.
Y de repente vuelve la luz y todos gritamos ¡VIVA! y hemos salido rápidamente a correr a la calle.

11 de Agosto de 1976
Lo peor de Quintana es por la tarde después de comer. Si hay algo que no soporto, es la hora de la siesta. Se me hace interminable.
Oigo todos los relojes de la casa, todos los ronquidos de sus habitantes, todos los crujidos que hacen los muebles antiguos.
Esta tarde nos hemos ido con los chicos del pueblo a pescar al pesquerón. Me lo he pasado bomba.

Hay un chico que es el que me cae mejor, porque es el más simpático y gracioso de todos, además siempre se preocupa por mí. Yo ya le conocía de antes, porque sus padres conocen a los míos de toda la vida y yo nunca me había fijado en él. Sólo me fijaba en los bocadillos tan grandes, como de media hogaza, que le veía comer a la hora de la merienda y también que le veía pasear a su hermana pequeña.
La jornada de pesca terminó como el rosario de la aurora, las cañas enredadas y nosotros empapados en las bicicletas.

3 de Agosto de 1978
Este año han nombrado damas de la fiesta a las chicas de mi pandilla: mi prima Rosa Mª, Mari Ascen, Puri del Pico, Tere Curiel, son las damas y Toñi la reina...
¡Qué guapas iban todas! Han ido paseando por todas las calles del pueblo, montadas en una serreta tirada por un caballo. Se lo han prestado en la yeguada.
Dicen que este año tendrán que estar en todos actos que se organicen presidiendo en la 1ª fila.
Han organizado una carrera de natación. Y nos hemos presentado tres, así que seguro que gano alguna medalla.
Como veis estas pequeñas cosas han marcado en mi recuerdo una época inolvidable de Quintana y su gente.

(Mariano) Tiene Quintana la templanza de antaño y la viveza de lo nuevo.
Tenemos la suerte de ser de un trozo de Castilla que es cruce de caminos, lugar de trabajo para unos y reposo para otros. Para los que nos habéis conocido desde niños, no necesitamos decir que aquí venimos a tomar aliento. Tiene Quintana la templanza de antaño y la viveza de lo nuevo. Para venir a Quintana hasta hemos cruzado Castilla en una vieja vespa ......
Por las calles del pueblo se puede ir y venir con la mayor de las libertades. Todos nos conocemos y respetamos y así pasan los años lo diré en verso:

Pasa el tiempo en tus amaneceres,
pasa despacio la vida
tu luz es ahora más fuerte Quintana
eres tierra y eres mía.
Espérame paciente, Quintana
no sé si de noche oscura
o vendré contigo de día.

Las páginas de este año, aun están por escribir, que como dijo D. Antonio Machado “caminante no hay camino, se hace camino al andar”.
Y si las formas de diversión, van cambiando con el paso del tiempo, lo que no cambia nunca es el deseo que tenemos año tras año de volver, el cual pasa de padres a hijos.
Aun queda mucho camino por recorrer, alguna cosa empezada que aun está por terminar, otras que aun son un proyecto..,y debemos acoger con entusiasmo cualquier iniciativa que mantenga vivo el pueblo.

Fomentar ese maravilloso grupo de danzas y coro que tenemos y que hace que el nombre de Quintana suene por toda la tierra de campos, colaborar con las iniciativas culturales que existen, sin perder de vista a las nuevas generaciones que vienen pisando fuerte y manifiestan que “De perdidos al río”, (supongo que será el Arlanza) y que con su música y su pag web hacen que se conozca Quintana hasta en Canadá..
Hoy al Santo Patrón, San Esteban, las piedras que lleva encima, le tienen que pesar un poco menos, porque somos muchos los que queremos que su nombre siga sonando por muchos años, en nuestros corazones y en esta plaza.
¡VIVA SAN ESTEBAN, VIVA QUINTANA DEL PUENTE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario