18 de enero de 2015

Pregón 2000 - Isabel Rodríguez

Pregón de las Fiestas de San Esteban 2000 de Quintana del Puente

Isabel Rodríguez Marín
Isabel Rodríguez

Buenas tardes.
Este pregón de las fiestas de San Esteban se lo voy a dedicar:
A las autoridades de Quintana del Puente.
A estas damas tan guapas que, con su juventud y belleza, nos acompañarán en estas fiestas.
A todos los del pueblo y sus invitados.
Y de una manera especial a mis padres: CÁNDIDO Y RESU.

Alguna vez se me había pasado por la cabeza dar este pregón, pero no sabía cuándo lo haría, pues cuando estoy entre vosotros me veo como la Isabelita de los años 70.

Ahora entiendo a los mayores cuando dicen: ¡Ay, hija!, ¡Qué rápido pasa el tiempo!. Y, haciendo memoria de aquellos años de mi juventud, recuerdo los preparativos que hacíamos para celebrar las fiestas tan esperadas de San Esteban, desde dejar relucientes nuestras casas para recibir a los invitados, hasta lucir nuestras mejores galas en el baile de la era, de la ribera, o de la plaza, por entonces con piedras y baches, pero que poco nos importaba con tal de bailar hasta altas horas de la madrugada, pues teníamos muy pocas ocasiones al año para hacerlo. Nosotros nos fijábamos en los mayores y así íbamos aprendiendo a bailar, lo que hoy se llaman bailes de salón: el pasodoble, el vals, el tango... Menudas lecciones nos daban y nos siguen dando. Luego llegaron los bailes modernos y poco tardamos en ponemos al día, esta vez influidos por las corrientes venidas de la ciudad.

Éste sería uno de los muchos ejemplos que pondría para destacar algo que nos caracteriza a los habitantes de Quintana del Puente : "Estar siempre al día".

Un pueblo en continuo movimiento bien comunicado por carretera y ferrocarril, y abierto a recibir y acoger a todos los que han querido establecerse en él.

Cada año cuando vengo a Quintana veo que en el pueblo se ha hecho algo nuevo y me gusta; lo veo como signo de progreso, de futuro. Y es que nuestro pueblo tiene buenos recursos naturales:

El río que tanta vida da al pueblo, y que en su día nos sirvió de piscina para aprender a nadar, (hoy lo siguen disfrutando nuestros hijos para pescar e incluso darse algún que otro chapuzón) y sus riberas, tantas veces transformadas por la construcción de los diferentes puentes, sirven de remanso donde protegerse de los soleados y calurosos días del mes de agosto.

El monte para deleite de los cazadores y ahora también para los amantes del senderismo.

Las bodegas para compartir el tiempo libre con los familiares y amigos. Y un largo etc.

Todo esto hace que cada vez seamos más los que deseamos venir al pueblo a pasar las vacaciones, tanto nosotros como nuestros hijos; y es bonito el reencuentro de las diferentes generaciones.

Aquí encontramos la tranquilidad, la amistad y también la diversión. Y nos llevamos esos gratos recuerdos que evocamos cuando algo o alguien nos habla de Quintana del Puente:

Los paseos por la mañana y tarde.
Las compras en la tienda de Julián, punto de encuentro e información.
Las parrafadas aquí o allá, con unos y con otros, sin prisas.
Las largas sobremesas y partidas de cartas.
Las partidas de bolos en la plaza de la iglesia.
Las misas solemnes cantadas por el grupo de "Coros y Danzas Santa Lucía".
Las tertulias de los jóvenes en los bancos de la plaza mientras comen pipas.
Los partidos de fútbol en el polideportivo y en el futuro próximo los baños en la piscina.

Atrás quedaron aquellos años en los que las chicas de vuestra edad pasábamos las tardes aprendiendo a coser y a bordar, mientras los chicos jugaban al fútbol y en la era.

Antes de terminar este pregón quiero aprovechar la ocasión que me habéis brindado para felicitar a las autoridades del Ayuntamiento por su dedicación y esfuerzo para contribuir a que el pueblo de Quintana del Puente camine al ritmo del tiempo presente con proyección de futuro y, por último, pregono en alto que un año más celebramos la fiesta de san Esteban, patrono de Quintana del Puente, proclamo la alegría de la misma, la disponibilidad a participar en las actividades y declaro nuestra tradicional hospitalidad con todo el mundo. Que sean unos días de sano bullicio y reencuentro.

Y nada más, que lo pasemos todos muy bien.

¡VIVA SAN ESTEBAN! ¡VIVA QUINTANA DEL PUENTE Y LOS QUINTANESES!»


No hay comentarios:

Publicar un comentario